Septiembre no modifica la tendencia que en Agosto empezaba a asomarse. El hartazgo muy asociado a las restricciones sigue creciendo, el miedo al contagio no aumenta (ni frente al pico de contagios que se manifiestan en el interior del país) y la inestabilidad manifiesta en las economías personales proyectan las mayores preocupaciones en el presente pero también en el futuro.

La primavera trae algunas buenas pero muy leves señales en el presente. El piso ya es palpable y el rebote en los indicadores de estado de ánimo está latente. Pero este presente no derrama en expectativas a mediano y largo plazo alentadoras.

Relevamiento Nacional

Completá tus datos para descargar el informe

6 + 9 =